Sobre Nosotros

Acorralada y a solas…Parte 2

Pasaron unas semanas y todo parecía normal en mi vida…bueno, casi normal, ser “obligada” a tener sexo con el apuesto de mi padrastro me cambio totalmente, pero aun no entendía si me cambio para bien, mal o solo despertó algo en mí que estaba latente desde hace mucho…cualquier que fuera el caso estaba comenzando a dejarlo atrás.

Un día mi madre planea un viaje de visitas al campo de mis abuelos, un lugar realmente lindo, alejado de la ciudad y bien tranquilo, la verdad que me pareció muy buena idea, aunque en el fondo me sentía algo inquieta y preocupada y no sabía el porqué.

Al llegar al lugar me entusiasme mucho al ver lo grande y basto de la propiedad, los animales, la granja, el bosque…pero lo que más me llamo la atención era un gran y enorme granero de color rojo, como de esos que uno ve en las películas donde una pareja se refugian de una tormenta y pasan una noche de sexo romántico y de a poco se torna incontrolable y lleno de euforia y pasión desbordando los cuerpos…pero súbitamente mi padrastro vino a la mente, recordando ese día que me arrodille al frente de el en mi habitación….no entendía porque de repente pensaba en él, pero mi cuerpo reacciono casi instintivamente. Al bajar del auto me dirigí corriendo a la entrada de la casa, después de todo quería estar lo más lejos de mi padrastro, ya que mi cuerpo temblaba todo a su lado y era algo que me negaba a admitir. Para la cena ya estaba más calmada y relajada, hablamos entre todos y contamos de nuestras vidas hasta el momento…en un momento vi a mis padres muy cerca el uno del otro en la mesa y a mi padrastro un poco con su cara roja, pensé que había sido por el vino que estuvo tomando junto a mi madre y mis abuelos, así que no le tome mucha importancia…en lo que mis abuelos se levantaban a lavar los platos yo me fui a hacer mi tarea antes de ver una película en familia, quise volver al comedor ya que había olvidado decirle algo a mis padres y fue ahí donde me percate que mi padrastro tenía su cara colorada no por el vino, sino porque mi madre lo estaba masturbando bajo la mesa, fue a penas un poco de descuido de mi madre, pero el mantel se corrió un poco y pude ver la gran verga que el tiene asomarse, escurrir sus líquidos pre seminales como queriendo acabar pronto, en eso mi madre lo beso y soltó su pene, se levante y aviso de ir a preparar todo para que ver una película….mi madre al verme me dijo que me alistara, sin darse cuenta que estuve observándolos todo ese tiempo…pero mi padrastro se dio cuenta, después de todo me había mojado y estaba escurriendo por mi pierna…se levantó de su silla, camino hacia mí y dijo:

porno en 4k

sexo amateur

anal extremo

porno asiaticas

xxx borrachas

porno de colegialas

cornudos xxx

nalgonas xxx

follando

porno de gitanas

Al sentarnos a ver la película, yo estaba en una de las puntas, mi padre se sentó a mi lado, seguidamente mi madre y mis abuelos del otro lado, luego de aproximadamente unos 45 minutos, mi abuelos se habían dormido y la película había entrado en unas escenas un poco subidas de todo, con besos apasionados, caricias y roces de cuerpo. Noto que mi madre cerraba los ojos mientras mordía sus labios, no estaba muy segura si era por lo que yo pensaba, pero de repente sentí la mano de mi padrastro deslizarse por mi pierna…me quede helada, sin saber que hacer o decir…una parte de mi quería detenerlo, pero otra parte me decía que me callara y disfrutara, porque era lo que de verdad deseaba…verla a mi madre en esa situación, sentirlo al pervertido de mi padrastro tocándome y penetrándome con sus gruesos y largos dedos, me estaba volviendo loca aunque no lo aceptara, estaba a punto de acabar, a punto de gemir de placer…a lo que me para bruscamente y me disculpe con ambos porque estaba quedándome dormida y me retire…pero al voltear a ver a mis padres, mi padre seguí perdida en el placer y mi padrastro estaba allí, mirándome fijamente mientras lamia sus dedos llenos de mis fluidos…intente disimular lo que más pude, pero al llegar a mi habitación no pude controlarlo más, me masturbe como nunca antes lo había hecho, explore lo más profundo de mi vagina con mis dedos, toque cada rincón de mi interior, buscando sentir el mismo placer que él me supo dar esa noche…pero luego de acabar y de sentir mi cuerpo más relajado y ligero, intente pensar porque mi mente y mi cuerpo seguían reaccionando de esa manera, él era mi padre después de todo…pero porque me sentía así? Que me estaba pasando? Me acosté adormir pretendiendo que todo solo fuera un momento de lujuria pasajera.

Al día siguiente me desperté intentando comenzar mi día de manera normal, pero al bajar las escaleras note que mis padres y mi abuelo estaban preparando todo para ir a la ciudad a comprar víveres para todo el fin de semana, aproveche para sumarme a ellos pretendiendo que nada había pasado y que todo estaba igual que hace al principio. Al volver de la ciudad decidí ir a caminar y recorrer todo el campo de mis abuelos, ver la granja con los animales y conocer ese granero que tanto llamaba mi atención. De repente se hacía hecho tarde y se notaba que una tormenta muy fuerte iba a desatarse pronto así que decidí ir al granero a verlo antes de volver a casa. Todo era igual como me lo imaginaba, las barras de contención para los caballos, el heno, el piso de arriba de manera más íntima…como si todo fuera preparado para una película romántica bajo una noche tormentosa…lo único que llamaba mi atención eran unas cuerdas y u