Sobre Nosotros

Me coloque en posición, su vigoroso pene estaba parado y deseoso de entrar en mi cuerpo apoye mis brazos a los costado de su cuerpo y deslicé mi vagina por su pene sin introducirlo, luego lo acomodé en posición y fui bajando lentamente de manera que su pene entrase en mi húmeda vagina, poco a poco se fue introduciendo en mi vulva, los gemidos de ambos invadieron la habitación, segundos después sentí su pene completamente dentro mío, ahora por fin mis sueños se hacían realidad, en este momento nuestra relación había cambiado para siempre, Diego ya dejaba de ser mi sobrino ahora era mi hombre y yo su mujer, mi cuerpo subía y bajaba sobre su pene, sus manos tomaban mis caderas, su pene majestuoso me estaba haciendo suya. Ambos vivíamos y gozábamos ese momento de entrega total, nuestra respiración era cada vez más agitada con intensos gemidos y gritos, nunca me había sentido así, mi excitación era total y plena al igual que la suya…el final de nuestra  primer relación sexual estaba próxima, el gozo era tremendo mi vagina se contraía, mis pezones estaban hinchados y muy sensibles a las caricias de su mano…de su boca; mi piel se estremecía y entre gemidos dije:

teamskeet

thumbzilla

toroporno

tube8

xnxx

xvideos

youjizz

youporn

4k porno

xxx amateur

 

 

Mi pedido fue como una orden, nuestros cuerpos estallaron al mismo tiempo, mi boca gritó, mi cuerpo se acostó sobre el de Diego sus brazos se entrelazaron en mi espalda y me sentí desfallecer cuando su pene empezó a fluir semen dentro de mi cuerpo, mi vagina recibía torrentes de semen y en ese momento comprendí que estaba gozando de mi mejor relación sexual y nuestras bocas se unieron en un apasionado y prolongado beso que finalizo cuando por fin la calma invadió nuestro cuerpos, pero la calma fue breve. Nuestra pasión era total y el deseo invadía nuestros cuerpos. Su boca me besaba se adueñaba de mi cara, de mi cuello, de mis senos, y su pene estaba vigorosamente duro.

Me acomodé sobre la cama su pene jugueteo un poco en la puerta de mi vagina aumentando mis deseos por volver a tenerlo dentro mío, mi vagina estaba empapada entonces empecé a sentir como volvía a penetrarme, su grueso pene volvía a invadir mi nido de amor y eso me excitaba más aún, él la metía y la sacaba lentamente, por momentos me tomaba las tetas desde atrás, a veces se recostaba sobre mí y su lengua lamia mis orejas y cuello, y eso me excitaba más, mi boca no paraba de gemir… más aun cuando me decía lo hermoso y delicioso que era tenerme así, y más aún sentir su pene recorriendo mi vagina, luego sus movimiento se aceleraron y no pude aguantar más… mi cuerpo estalló en un infernal orgasmo, el continuaba penetrándome lo que hizo que mi orgasmo se prolongase, de pronto empezó a gemir, su pene estalló y mi vagina se llenó de torrentes de cálido semen. Cuando me la saco, tome su pene se lo chupe hasta dejarlo limpito, yo disfrutaba eso sobremanera porque le encantaba mi lengua envolviendo la cabeza de su pene.Una vez calmados nos fuimos a duchar juntos,  el me alzó en sus brazos y nos besábamos mientras me llevaba hacia la ducha, nunca había sentido tanta excitación estaba dispuesta a todo, a entregarme por completo me bajo y el agua empezó a mojar nuestros cuerpos, pero lejos estaba el agua de aplacar tanta pasión…tanta calentura, yo rodee su cuello con mis brazos y nos besamos con inusitada pasión, se arrodillo delante mío y volvió a poseerme oralmente hasta lograr que mi cuerpo volviese a estallar en un nuevo orgasmo, cerró la ducha, nos secamos, luego me tomó en sus brazos y me llevó a la habitación, nos acostamos, nunca había estado tan caliente mi único deseo  era volver a ser suya Yo me acosté boca abajo, él se sentó a mi lado, pasó su dedo por mi espalda, por mis nalgas y bajó hasta mis tobillos, su mano y su boca comenzaron a recorrer mi cuerpo desde mis tobillos, mi cuerpo vibraba de pasión y deseo mientras me decía lo hermosa que era, lo mucho que me deseaba y que yo era la mujer de su vida, que mi cuerpo era perfecto… acarició mis nalgas, luego las beso, las lamió, las chuponeo puso su cara entre mis piernas, separó mis nalgas y su lengua lamió mi ano, y siguió lamiendo ese camino que lo llevaba de mi ano a mi vagina sentí mi piel estremecerse como nunca mi única experiencia anal no había sido placentera fue casi forzada, en cambio ahora era distinto Diego me estaba llevando a extremos de intensa pasión pero estaba dispuesta a ser completamente suya  y ese momento fue el inició de mi entrega anal, mi boca grito de placer y su boca se hundió más en él, mi mano tomó un pote de crema se lo di y dije: